Soluciones para mantener tu casa segura

  • Puerta blindada o acorazada. La puerta blindada se diferencia de una acorazada principalmente en que incorpora en su interior dos chapas de acero y el resto de la estructura, así como el marco, suele ser de madera. La seguridad de las blindadas se refuera con bisagras especiales antipalanca y pueden incorporar cerraduras con 3 y 5 puntos de anclaje a lo largo del lateral. Sin embargo, las acorazas se fabrican íntegramente a base de tubos de acero y pueden incorporar una cerradura centralizada con cierres en los cuatro lados de la puerta. Si la puerta lleva cristal, éste siempre será de un grosor especial antirrobo.
  • Elegir un buen marco. Si no acompañas una puerta de seguridad con un marco sólido no servirá de nada. En muchas ocasiones las puertas se fuerzan haciendo palanca sobre el marco o las bisagras. Es conveniente un cerco de acero fijado al muro con tacos especiales o empotrado. También existen puertas que incorporan pivotes antipalanca que se encajan en el marco al cerrar y evitan que la hoja se descuelgue.
  • Ventanas con rejas. Las ventanas deben estar bien protegidas con rejas y cristales antirrobo. Las rejas son uno de los elementos de seguridad más tradicionalmente valorados por su claro efecto disuasivo. Es un sistema considerado como uno de los más asequibles y ofrece una amplia variedad de posibilidades estéticas. Generalmente, la reja que se instala dentro del hueco de la ventana y que no sobresale es más difícil de manipular.
  • Cerradura. La cerradura de superficie resulta más vulnerable que la integrada. Una forma de aumentar la resistencia es que incorporen cilindros de seguridad para proteger el interior de la cerradura. Además, debes añadir cierres de seguridad para reforzar tu cerradura.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *